Los Composites “El secreto está en la mezcla”

La humanidad ha ido superándose a base de mezclas. Los primeros puentes y viviendas, de adobe, formados por la mezcla de arcilla y paja fue el composite más antiguo que se conoce y todavía hoy se sigue utilizando en la construcción de algunas viviendas. Una vez hecha la mezcla, las propiedades se multiplican de sus respectivos materiales individuales.

Hasta hoy día en el que el Acero y hormigón para la estructura en los cimientos de edificios, de goma, en caso de los de Japón, para evitar la destrucción ante movimientos sísmicos.

Los composites o resinas compuestas son mezclas, materiales que están mezclados de forma heterogénea y forman un compuesto. Los componentes de cohesión envuelven a los componentes de refuerzo manteniendo la rigidez y la posición de éstos, de nuevo la mezcla de los materiales da unas propiedades mecánicas superiores a  las materias primas de las que procede.

Estas moléculas suelen formar estructuras muy resistentes y livianas; por este motivo se utilizan desde mediados del siglo XX en los más variados campos: aeronáutica, fabricación de prótesis, astro y cosmonáutica, ingeniería naval, civil, artículos de campismo, etc…

La fabricación de piezas en Poliéster  reforzado con fibra de vidrio y fibra de carbono,  da lugar también a un compuesto de gran resistencia, sobre todo para estar a la intemperie.

La tecnología de fabricación es muy especializada  consiste en la inyección de uno de los componentes del  material compuesto en el interior de un molde donde antes se ha depositado la fibra de refuerzo.

Tel. 961 240 136    comercial@molderdisnova.com

CompartirPrint this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

Historia de la Soldadura

La soldadura es un proceso de fabricación en donde se realiza la unión de dos materiales logrado a través de la fusión.

La historia de la unión de los metales se remonta a la Edad del Bronce y a la Edad del Hierro en Europa y Oriente Medio. La Edad Media trajo novedades en cuanto a la soldadura mediante la fragua, por la que los herreros calentaban y golpeaban el metal hasta que ocurría la unión. Los artesanos del Renacimiento eran habilidosos en el proceso, y la industria continuó creciendo durante los siglos siguientes.

En 1800, Sir Humpry Davy descubrió el arco eléctrico, y éstos continuaron con las invenciones de los electrodos de metal por el ruso Nikolai Slavyanov.

Alrededor de 1900 A.P. Strohmenger lanzó un electrodo de metal recubierto en Gran Bretaña que dio un arco más estable, y en 1919, la soldadura de corriente alterna fue inventada por  C.J. Hoslag, pero no llegó a ser popular.

La soldadura por resistencia también fue desarrollada durante las décadas finales del siglo XIX.  La soldadura de termita fue inventada en 1893, y alrededor de ese tiempo, se estableció otro proceso, la soldadura a gas. El acetileno fue descubierto en 1836 por Edmund Davy, pero su uso en la soldadura no fue práctico hasta cerca de 1900, cuando fue desarrollado un soplete conveniente.

 Al principio, la soldadura de gas fue uno de los más populares métodos de soldadura debido a su portabilidad y costo relativamente bajo. Sin embargo, a medida que progresaba el siglo XX bajó en las preferencias para las aplicaciones industriales

La Primera Guerra Mundial causó un repunte importante en el uso de los procesos de soldadura, con las diferentes fuerzas militares procurando determinar cuáles de los varios procesos nuevos de soldadura serían los mejores, estableciéndose una rivalidad entre  británicos y estadounidenses para el uso de las soldaduras de sus aviones o naves.

Durante los años 1920 importantes avances fueron hechos en la tecnología de la soldadura, incluyendo la introducción de la soldadura atómica en la que el alambre del electrodo era alimentado continuamente. El gas de protección se convirtió en un tema recibiendo mucha atención, mientras que los científicos procuraban proteger las soldaduras contra los efectos del oxígeno y el nitrógeno en la atmósfera. La porosidad y la fragilidad eran los problemas primarios, y las soluciones que desarrollaron incluyeron el uso del hidrógeno, argón y hélio como atmósferas de soldadura. Durante la siguiente década, posteriores avances permitieron la soldadura de metales reactivos como el aluminio y el magnesio. Esto, conjuntamente con desarrollos en la soldadura automática, la corriente alterna, y los fundentes alimentaron una importante extensión de la soldadura de arco durante los años 1930 y entonces durante la Segunda Guerra Mundial.

       A mediados del siglo XX, fueron inventados muchos métodos nuevos de soldadura. 1930 vio el lanzamiento de la soldadura de perno, que pronto llegó a ser popular en la fabricación de naves y la construcción. La soldadura de arco sumergido fue inventada el mismo año, y continúa siendo popular hoy en día. En 1941, después de décadas de desarrollo, la soldadura de arco de gas tungsteno fue finalmente perfeccionada, seguida en 1948 por la soldadura por arco metálico con gas,  permitiendo la soldadura rápida de materiales no ferrosos pero requiriendo costosos gases de blindaje. La soldadura de arco metálico blindado fue desarrollada durante los años 1950, usando un fundente de electrodo consumible cubierto, y se convirtió rápidamente en el más popular proceso de soldadura de arco metálico. En 1957, debutó el proceso de soldadura por arco con núcleo fundente, en el que el electrodo de alambre auto blindado podía ser usado con un equipo automático, resultando en velocidades de soldadura altamente incrementadas, y ése mismo año fue inventada la soldadura de arco de plasma. La soldadura por electroescoria fue introducida en 1958, y fue seguida en 1961 por su prima, la soldadura por electrogas.

Otros desarrollos recientes en la soldadura incluyen en 1958 el importante logro de la soldadura con rayos electrones  haciendo posible la soldadura profunda y estrecha por medio de la fuente de calor concentrada. Siguiendo la invención del láser en 1960, la soldadura por rayo láser debutó varias décadas más tarde, y ha demostrado ser especialmente útil en la soldadura automatizada de alta velocidad,. Sin embargo, ambos procesos continúan siendo altamente costosos debido al alto costo del equipo necesario, y esto ha limitado sus aplicaciones

CompartirPrint this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook