La humanidad ha ido superándose a base de mezclas. Los primeros puentes y viviendas, de adobe, formados por la mezcla de arcilla y paja fue el composite más antiguo que se conoce y todavía hoy se sigue utilizando en la construcción de algunas viviendas. Una vez hecha la mezcla, las propiedades se multiplican de sus respectivos materiales individuales.

Hasta hoy día en el que el Acero y hormigón para la estructura en los cimientos de edificios, de goma, en caso de los de Japón, para evitar la destrucción ante movimientos sísmicos.

Los composites o resinas compuestas son mezclas, materiales que están mezclados de forma heterogénea y forman un compuesto. Los componentes de cohesión envuelven a los componentes de refuerzo manteniendo la rigidez y la posición de éstos, de nuevo la mezcla de los materiales da unas propiedades mecánicas superiores a  las materias primas de las que procede.

Estas moléculas suelen formar estructuras muy resistentes y livianas; por este motivo se utilizan desde mediados del siglo XX en los más variados campos: aeronáutica, fabricación de prótesis, astro y cosmonáutica, ingeniería naval, civil, artículos de campismo, etc…

La fabricación de piezas en Poliéster  reforzado con fibra de vidrio y fibra de carbono,  da lugar también a un compuesto de gran resistencia, sobre todo para estar a la intemperie.

La tecnología de fabricación es muy especializada  consiste en la inyección de uno de los componentes del  material compuesto en el interior de un molde donde antes se ha depositado la fibra de refuerzo.

Tel. 961 240 136    comercial@molderdisnova.com