Barandillas de hierroBarandillas de hierro

El puente o pasarela de las Artes une el Louvre, con anterioridad Palacio de las Artes de donde viene su nombre con el Instituto de Francia, sede de cinco Academias entre ellas la de Bellas Artes, Letras y Ciencias, puente de paso de peatones ubicado en Paris que fué  construido en 1804 y rehabilitado 180 años más tarde,  a consecuencia del choque de una barca con uno de sus pilares, volviendo a gozar de su esplendor en 1984 siendo inaugurado de nuevo durante la alcaldía de Jacques Chirac.

Pont des artsConsiste en un puente, sobre el Sena, de madera con barandilla metálica de 155 m. de recorrido, por cuyo paso se pueden observar los puentes del Sena y la isla de la Cité, pero su encanto y popularidad se refiere a los miles de candados que cerrados en sus barandillas dejan perpetuado un deseo de amor eterno. De esta forma los parisinos y ahora los turistas, pueden sellar su amor con sus nombres escritos sobre un candado y echar la llave al Sena para siempre jamás.

Es un puente con encanto porque además reúne a pintores, tal como en su día pintó  Jean Béraud su cuadro “Día de viento en el puente de las artes” recogiendo el movimiento de académicos de la época, o Renoir, dando vida a las barcazas con el puente a lo lejos.

También, no podía faltar los vendedores de candados que hacen del amor su ganancia y con este exceso de formas en  hierro, el puente requiere de revisiones por motivo de seguridad.

No sabemos exactamente qué fue el detonante para que esta forma de demostrarse el amor se instalara en puentes, farolas, barandillas de todo el mundo. Hay quien dice que fue en  Pécs (Hungria) cuando los soldados que abandonaban  la ciudad  dejaban atado el candado del armario de su habitación allá por el S. XIX.

Fuera como fuere, el caso es que es motivo de una visita peculiar en  pareja, encadenarse al puente, inmortalizarlo con el móvil y difundirlo por Facebook.

Ferroforma, rejas, puertas y barandillas de hierro