Alfombras decorativasAlfombras decorativas

Las alfombras han servido para tapizar los suelos en ese momento en que aún no habían pavimentos expuestas encima de suelos compactos de tierra. También han tenido gran influencia en las religiones cuyos templos han sido revestidos de alfombras.

Ya en la época preislámica las alfombras se tejían con lanas de oveja criadas por los mismos pueblos nómadas, formando nudos son muy pocas las que se conservan actualmente. Una de las alfombras más antiguas que se conoce fue  encontrada bajo los hielos de Siberia, la llamada “Alfombra de Parzyryk” cuyos motivos ornamentales eran de la naturaleza: flores y animales como gamos o caballos y leones.

También en el Cairo o Anatolia que en su esplendor fueron exportadas a Europa sobre todo a Venecia con quien mantenían relaciones comerciales desde 1220, en ellas representados símbolos de escritura y geométricos. En el S. XVI las alfombras se anudan en manufacturas estatales, se convierten en producto comercial y comienzan a exportarse desde Oriente a las casas de los príncipes de Europa.

Las alfombras también se produjeron en la España islámica con larga tradición las de nudos  en Al-Andalus y las alfombras mamelucas procedentes de Egipto se ven de vez en cuando, sobre todo en la pintura veneciana.

También los templos de diferentes religiones se ven adornados con alfombras, así por ejemplo los judíos utilizan alfombras para sentarse o como tapicería decorativa junto al relicario de la Tora.

Los musulmanes tienen varias llamadas a la oración y para ello usan una alfombra que se puede llevar fácilmente, ya que los musulmanes rezan 5 veces al día, y el lugar para ello ha de ser puro al igual que su vestimenta.  La alfombra en cuestión es de diseño sencillo y recrea la figura de una flecha hacia la Meca, otras, el punto de apoyo de las manos para la oración.

La alfombra que como objeto decorativo  puede llenarse de  simbolismo religioso, dibujar  en ellas pasajes bíblicos o símbolos religiosos. La alfombra puede simbolizar también el fundamento en lo que el fiel se apoya.

Comentario patrocinado por Hogar Alfombra Valencia