Solsticio de verano

Celebración del solsticio de verano

Os habéis fijado alguna vez en un árbol cuyo tronco se retuerce en una umbría en busca de la luz? La tierra ahora también se inclina hacia el sol, comienza el verano para las personas que vivimos en el hemisferio norte, el 21 de junio, el día más largo, pero a partir de ahora las noches se alargarán y el invierno volverá.

La llegada del sol pleno ha sido celebrada por muchas culturas desde comienzos de la historia del hombre, éste asegura la abundancia de las cosechas y la subsistencia de los seres vivos, se aprovecha para echar fuera a los espíritus maléficos y se hacen pronósticos acerca del amor humano.

Desde los primeros tiempos el hombre rindió culto al sol, conscientes, o no, de que sin él todo sería estéril. Con él las cosechas darían sus frutos, el calor permite ríos de agua… la vida y el hombre edificó a favor de sus Dios.

Hoy día nuestro contacto con la naturaleza está impedido, solo podemos reflexionar con ella, en algunos casos, desplazándonos kilómetros para sentirla y muchos más todavía para sentirla en su estado salvaje. Sin ella, nada es posible, el estado virtual de hormigón en qué vivimos es posible también gracias a ella, sin sus recursos pereceríamos y el hombre destructor debiera recordar que no es un legado de nuestros padres sino un préstamo de nuestros hijos.

Las antiguas culturas vincularon con la naturaleza sus edificios y también vinculó con ellos el cosmos, siendo zonas astronómicas para el estudio del movimiento del sol, la luna y las estrellas.

Siguiendo las indicaciones de la Madre Naturaleza, todos los años alrededor del 21 de junio, los masones celebran sus Tenidas Solsticiales, además de que los trabajos se vinculan en esta fecha a la naturaleza, para los masones tienen un fuerte vínculo fraternal, es día de celebración junto con los Hermanos de la propia Logia, se despide el curso masónico y se aclama a la fraternidad, momento  para recordar a nuestros Hermanos ausentes y compartir un ágape muy especial.

Nuestra Logia masónica mixta en Barcelona Minerva-LLeialtat ha celebrado fraternalmente un año más el solsticio que llevará a los hermanos al descanso y volver con más vigor.

Libertad – Igualdad – Fraternidad.