Protección para la soldadura

Miller, accesorios para la soldadura

Desde el inicio de los tiempos el hombre ha debido protegerse de las luchas cuerpo a cuerpo con otros seres, de ahí la necesidad que algún día empezara a protegerse, bien con pieles de animales, cueros y llegada la edad de los metales con máscaras y armaduras.

En la época medieval los caballeros podrían llegar a llevar en su cuerpo unos 30 Kg de peso y más de 200 piezas protectoras. Pero la pieza más importante era el casco para proteger la cabeza, con visera, o no, para proteger la cara y la barbera para proteger la mandíbula, la gola protección para el cuello, el cubrenuca, guantes, el espaldar, las escarcelas, la bragadura para proteger las entrepiernas, la culera, hombreras, manoplas, codales … y un sinfín de piezas más… así que un caballero con semejante peso y así ataviado podría ser muy eficiente en el caballo pero si éste se caía, difícil sería levantarse.

Así que cada vez que veo un soldador con su careta de soldadura no puedo evitar que me recuerde a estos caballeros armados, las pantallas de protección para la soldadura evocan las de los caballeros medievales.

El soldador también conviene que este revestido para desempeñar su trabajo, en este caso para trabajar con temperaturas elevadas y material eléctrico, se impone pues el uso de guantes , mangas que protegerán de chispas y del calor, delantal, zapatos y como no el casco y escudo protector. Un arco eléctrico emite rayos ultravioleta e infrarrojos invisibles al mismo tiempo que una luz intensa, no se debe soldar a ojos descubiertos.

El caso y el escudo están teñidos con lentes que filtran la luz, así como los rayos ultravioletas, y son elementos de protección imprescindibles en “los soldadores”

Selfa Soldadura es una empresa distribuidora de material para la soldadura y equipos de protección de las mejores marcas en el mercado que pueden conocer a través de su web.