Viviendas unifamiliares y locales comerciales Valencia

Viviendas y unifamiliares en ValenciaFue a finales de 2011 y en plena burbuja inmobiliaria cuando la Comunidad Valenciana crea la Comisión para la promoción de Viviendas en el extranjero integrada por la Administración y agentes de la propiedad inmobiliaria: promotores, notarios y registradores, con el fin de dar un impulso en el exterior al parque de viviendas en la Comunidad.

Con el empobrecimiento de la población y la falta de crédito se ha buscado otros compradores con mayor poder adquisitivo, lo que está sucediendo posteriormente, es que la debilidad de la demanda ha conseguido una bajada de precios considerable que resulta atractiva para el repunte de la venta inmobiliaria sobre todo en la costa mediterránea.

Seymocasas, es una promotora inmobiliaria en valencia que tiene en su haber viviendas unifamiliares y locales comerciales en la zona de Sueca y Pobla de Farnals, ambas en dos zonas diferenciadas de Valencia, a buenos precios para inversores, tanto en viviendas como en locales en venta o alquiler que podrían servir a franquicias, tan de moda hoy día. También tiene plazas de garaje en venta o alquiler, importante para dar servicio a todos los locales de la zona.

El segundo trimestre del 2014 muestra que se está reduciendo el descenso de los precios, así que es un buen momento para invertir, teniendo en cuenta que la Comunidad Valenciana se encuentra entre las diez provincias que mayor ajuste ha sufrido en sus tarifas.

Siguen siendo los extranjeros los más activos y aunque son los británicos los de mayor presencia y los rusos, vemos un mercado incipiente entre los belgas y argelinos.

Esta estrategia al exterior está dando sus frutos y esperamos que el sector inmobiliario crezca pausadamente a buen ritmo en estos años venideros. Será síntoma de que estamos superando esta crisis.

Seymocasas inmobiliaria en Sueca y Puebla de Farnals

CompartirPrint this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

La música en masonería

Música en MasoneríaNo todos los masones son unos expertos en música, pero ningún masón podrá afirmar que no haya escuchado verdaderas obras musicales en sus reuniones.

Los miembros de una Logia masónica votan democráticamente cada año a aquellos Hermanos que desempeñarán algún oficio en su Logia durante el curso masónico. No vamos a desvelar esas intimidades que nos hacen discretos, pero efectivamente se desempeñan funciones de Presidencia, Secretaria, Tesorería, y algún otro específico … También entre esos oficios contamos con la ayuda del Hermano de la Armonía que es el encargado de llevar la belleza a nuestros rituales, a nuestros trabajos, es el encargado de la Música.

Durante nuestras reuniones se establecen silencios que nos preparan para lo que va a acontecer, para lo que se va a escuchar, que de forma pausada y sin interrupciones se expondrá para nuestro enriquecimiento personal y colectivo, la entrada, la salida, momentos repletos de silencio en donde la música invade el corazón de los Herman@s para recordarnos que no solo nos movemos por la razón, sino que el corazón también tiene mucho que decir y nada como la música para ensalzar ese bello sentimiento.

No hay ninguna ceremonia o arte que se precie que no contenga la música como parte de su expresión.

Música exclusiva de masones? Sí, también la hay. La pertenencia a la masonería de Mozart influyó en su obra. La colaboración musical de Mozart con las logias masónicas comienza aún antes de ser iniciado masón, ya que buena parte de sus amigos y patronos pertenecían a la masonería.

Los francmasones usaron la música en sus ceremonias y adoptaron la visión humanista de Rousseau en el significado de la música. «El propósito de la música en las ceremonias [masónicas] es de extender los buenos pensamientos y la unidad entre los miembros» de modo que puedan «unirse en la idea de la inocencia y la felicidad», escrito por L. F. Lenz en una edición contemporánea de canciones masónicas. La música debía «inocular sentimientos de humanidad, sabiduría y paciencia, virtud y honestidad, lealtad a los amigos y finalmente un entendimiento de la libertad». (Wikipedia)

La ópera de “La Flauta Mágica” de Mozart sigue con sus formas musicales un ritual de iniciación masónico, el uso de armonías ternarias que enfatizan el significado del número 3.

Las virtudes humanas, la constancia, el valor, superar los miedos, están presente en esta ópera en donde Mozart tuvo también en cuenta a la mujer instruida y con virtudes representada por Pamina.

La música a elegir por el Hermano de la Armonía debe ser inspiradora de nobles sentimientos y no distraer del cometido de los trabajos, así lo pensamos en nuestra Logia Minerva-Lleialtat, una de las logias de masonería mixta en Barcelona desde donde hemos querido acercar la masonería hoy a nuestros lectores a través de la música.

CompartirPrint this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook