Solsticio de invierno

La celebración del Solsticio de Invierno.

Desde sus inicios y a través de todas las culturas el hombre ha rendido culto al sol.

Los solsticios son esos días donde nos sentimos más o menos próximos al sol, el día más largo o el día más corto de luz, de la luminosidad y el calor a la oscuridad y al frío del invierno y así indefinidamente en un ciclo indefinido.

El instante en que la posición del sol se encuentra más lejana a nosotros se corresponde con las fechas del 20 al 23 de Diciembre en nuestro hemisferio Norte.

El hombre ha rendido siempre culto al sol como fuente de vida, los solsticios han sido celebrados por las diferentes culturas de una manera simbólica en todas ellas relacionadas con las leyes de la madre naturaleza, época de siembra y de recolección de los frutos obtenidos del trabajo.

Su significado simbólico, a pesar de las diferentes interpretaciones ya sean paganas o religiosas tiene que ver con un periodo de renovación, de renacimiento, de uno a otro de forma cíclica, como el trabajo masónico con una gran carga filosófica, el contraste de la vida y la muerte y el eterno renacer constante de la naturaleza.

Como si de un día luminoso cayéramos en otro oscuro y gris, ese contraste gigante que es la vida misma.

Con el solsticio de invierno los masones realizan sus trabajos y celebran con un ágape especial en compañía de familiares la fraternidad que les une, se brinda por la gran fraternidad universal por la que trabajan.

Los miembros de la Logia Minerva-Lleialtat, Logia mixta de la Gran Logia Simbólica Española en Barcelona, os desea feliz solsticio de Invierno.

Fraternidad!!