Logia Minerva Lleialtat

La apertura de una nueva Logia

Minerva Lleialtat – Logia Decana de la GLSE en Barcelona.

Para los francmasones es motivo de orgullo realizar la apertura de una nueva Logia por muchos motivos. El primero es que allí donde la masonería no tiene presencia, se instala de nuevo una Logia para acoger a nuevos Hermanos y Hermanas. Muchas veces hombres y mujeres que han querido entrar en masonería han tenido que desplazarse de una ciudad a otra por no haber en su ciudad ninguna Logia funcionando, o simplemente han desistido en su empeño por eso precisamente, horarios y desplazamientos.

Para los masones españoles esto ha sido un inconveniente, ya que no existe la normalización como en otros países en donde en una misma población puede haber varias Logias de una misma o varias Obediencias y en cuya puerta, e incluso el nombre de sus calles, está impresa sus señas de identidad. Es fácil en Francia que en la calle Francmasones exista una Logia. Muy distinto aquí que por la represión y la publicidad del franquismo se ha considerado a la Masonería como secta satánica, nada más lejos de su esencia, ya que en esta Institución cuesta un poquito entrar pero la puerta de salida es grande y se abandona con total libertad.

Barcelona fue y sigue siendo un referente masónico, en donde distintas Obediencias y muchas Logias trabajan y siempre es motivo de alegría abrir una Logia para abandonar lo que se denomina un desierto masónico.

Ya que el aprendizaje en masonería se realiza mediante símbolos y un ritual, también para este cometido existe un ritual específico de Instalación de una nueva Logia, con una carga simbólica también, de alguna manera se lleva la luz a un nuevo entorno.

Si los masones son originarios de una ciudad, de esos que han tenido que desplazarse para formarse en otras logias lejanas, es un orgullo poder volver a casa y poder seguir con los trabajos.

Minerva-LLeialtat, Logia mixta en Barcelona, liberal y adogmática fue la primera Logia de la Gran logia Simbólica Española (GLSE).

A partir de 1976 se establecen contactos que dan como resultado las primeras Reuniones masónicas realizadas por falta de estructura en un garaje privado de la comarca del Baix Llobregat, que se consolidará en 1979 (1977-1979 fecha de la definitiva legalización de la masonería en España) dando lugar a la Logia Minerva-Lleialtat nº 1 en recuerdo que la última Logia Lealtad de Barcelona, que antes de la ruptura de la continuidad histórica, se reunía ya en el mismo edificio que volvería a ser su sede actual.

La primera Logia inscrita en 1980 de la GLSE.

Desde entonces, hay un buen número de Logias trabajando en nuestra Obediencia.