entrar-en-masoneria-minerva-lleialtat

Entrar y trabajar en masonería

Si metiésemos en una coctelera cada una de las personas con un punto en común “la tolerancia” con disposición a escuchar, sea cual fuere su color de piel, su oficio, su clase social… y las depositáramos en un recinto que podríamos considerar sagrado por los valores que representan, Si “yo” no voy a tratar de juzgar a los demás sino a mí mismo tratando de convertirme en lo más aproximado a ser una bella y sabia persona, si voy a compartir ideas simplemente exponiéndolas y no imponer la mía hasta la muerte porque así dicta nuestro método, si esas ideas en la misma coctelera se agitan y ayudan a comprenderme mejor, a saberme y aceptarme derrotado intelectualmente, a aportar con humildad mis reflexiones y hacerlo desde la armonía y el amor… Si además intento dar ejemplo en esta sociedad violenta y crispante que vivimos, sin dejar de ser yo mismo, dejando al margen nuestras diferencias, haciendo uso de la razón y el corazón, y soy capaz de seguir queriendo a mi herman@ desde la otra punta de sus razonamientos, entonces, esto es masonería.

La masonería no es una secta sino todo lo contrario, aquí todo tiene una razón de ser desde que eres iniciado, es como si de repente el tiempo y la observación y a través de su método y sus símbolos la persona entra en un grado de consciencia intensa que le lleva a progresar con todas las herramientas. Si no te gusta lo que encuentras puedes abandonar libremente, como libremente es su acceso para el que solo existe un requisito: intenciones puras y honestas para que la Logia te considere uno de ellos.

Una persona libre e igual a los demás practicando la fraternidad, eso mismo en las Logias de todas las Obediencias masónicas, le confieren el carácter universal y fraternal entre ellas aunque la forma de trabajo o el rito sea diferente. La esencia es lo que une.

Allá donde haya un masón, cualquier otro, es siempre fraternalmente recibido.

Hay muchas cosas escritas sobre masonería, desde la distancia, desde el odio, desde la ignorancia. Hay Obediencias masónicas que cumplen los requisitos de reconocimientos entre masones, si a un masón ha de reconocerlo sus Herman@s, con las Obediencias ocurre lo mismo.

Si lees, te recomendamos lo hagas con una mente abierta, reconociendo las fuentes y siempre puedes preguntar a una Logia de tu confianza.

Minerva-LLeialtat es una Logia mixta en Barcelona de la Gran Logia Simbólica Española dispuesta a escuchar tus cuestiones,

Libertad, Igualdad, Fraternidad ¡!!!