minerva-lleialtat

Logia Minerva-Lleialtat

Ante la lenta respuesta de los gobiernos para tomar decisiones en cuanto a la acogida por parte de los países europeos de refugiados procedentes de la guerra de Siria, varias son las Obediencias masónicas que han alzado la voz internacionalmente para reclamar la defensa de los DDHH en cuanto a la trágica situación y exigir el derecho al asilo.

Tuvo que ser un fotógrafo quien a través de la foto de un niño de apenas tres años ahogado en las costas de Grecia colmara la gota del vaso de la impotencia. Aylan Kurdi fue una ola de voces unidas gritando fraternidad con el pueblo sirio, ola que que vuelve a retirarse de nuevo para traer consigo más botes, más desesperación, ante la mirada en forma de números y calidades de nuestros gobiernos para el reparto.

Todos los Hermanos y Hermanas de la Logia Minerva-LLeialtat hacen suyo el sentir de la Obediencia. La GLSE y también nosotros mismos animamos a los masones y masonas de todas las organizaciones a colaborar con las iniciativas ciudadanas que se están volcando con esta tragedia humana.

Es un deber como masones y como humanistas no solo dar apoyo sino exigir a nuestras autoridades, tanto españolas como de la UE, que den cumplimiento inmediato al drama humanitario del pueblo sirio.

El pueblo siempre da una lección de solidaridad a los distintos gobiernos que ven y provocan los dramas en materia económica sin escuchar el corazón que es el único que levanta voluntades.

Los niños, los seres más vulnerables, los grandes olvidados. Sería necesaria una foto diaria para actuar por vergüenza y evidencia.

Masoneria mixta en Barcelona