clara-campoamorEl 12 de febrero pasado hubiera hecho 128 años que naciera nuestra célebre Clara Campoamor (12/02/1888) , a ella le debemos el voto femenino, incansable luchadora por la igualdad, junto con muchas otras.

Pero no solo en este campo,  la mujer tuvo que hacerse reconocer, en el S. XIX los masones debaten acerca de cómo debe producirse la inclusión de las mujeres en la masonería, no habiendo un trato igualitario social, cultural y jurídico. Las reivindicaciones de la igualdad se producen durante la Segunda República con mayor intensidad siendo llevada las riendas por las mujeres que pertenecían a Logias de adopción. A pesar de que hubo mujeres aceptadas en Logias masónicas parece constatar una masonería mixta pero en muchos casos sus nombres no estaban incluidos en las Actas, con este hecho un silencio, o los silencios han ido acompañando a la lucha de la mujer por su igualdad y fueron aquellas que no desistieron las que abrieron el camino hacia la masonería mixta de hoy.

Haciendo referencia hoy a la figura de Clara Campoamor tenemos que nombrar su incorporación a la Logia de Adopción “Reivindicación” de Madrid, donde comienza sus trabajos masónicos bajo la tutela de la Logia “Condorcet” del GOE (Gran Oriente Español, En Madrid hubo una Logia de Adopción con el nombre de “Minerva”.

La profesión era un campo en el censo de las Logias y en esa época era difícil no apartarse de la medalla impuesta de “sus labores”, así que, es escueta la información que de ellas tenemos conociendo solo a algunas por su nombre simbólico. De cuatrocientas, sólo 227 se conoce su profesión como excepciones Ángeles López de Ayala, dramaturga y periodista y el caso de Rosario de Acuña, escritora, la inmensa mayoría  eran esposas o familiares de masones, la participación de la mujer se vendría a reforzar durante la segunda república con mujeres destacadas en ámbitos culturales.

Aunque su meta era una igualdad perfecta, la visión que de ella se tenía varió, aunque siempre en el enclave del hogar, pasó de ser considerada mujer florero a esposa y madre reconociéndosele un papel de educadora en el ámbito familiar y los masones quieren entonces madres instruidas.

La libertad de la mujer quedaba enmascarada con un cierto aperturismo igualitario debido a la gran influencia de los poderes. Pero gracias a aquellas mujeres y hombres que abrieron sus ojos a la participación de la mujer y la voluntad de éstas hacia el asociacionismo, la carrera hacia la igualdad no había hecho más que empezar.

Existe hoy día en nuestro país Obediencias solamente masculinas, femeninas y otras mixtas que trabajan en igualdad y en total libertad de sus miembros.

La Logia, Minerva-LLeialtat, es hoy día una Logia Mixta que trabaja en Barcelona, su opción ha sido trabajar conjuntamente hombres y mujeres por la mejora personal y social, para  complemento de sus pensamientos y formas de ver. Es la primera Logia que levantó columnas de la Gran Logia Simbólica Española y es una de las Obediencias junto con el Gran Oriente de Francia, el Derecho Humano y la Gran Logia Femenina de España que conforman el Espacio Masónico Español.

Masoneria mixta en Barcelona