El amor a los gatos

Publicidad

Su sentido de la libertad les impide domesticarse, los gatos pueden convivir con nosotros pero no nos prestarán ningún tipo de obediencia, así que como versa la cita del principio de este post no hay gatos policías porque es posible que huyeran en mitad de una búsqueda dejándonos tirados.

Son descendientes del gato montés (Felis silvestris), gato salvaje y de dos especies diferenciadas, la africana y la europea, esbelto el primero y fuerte el segundo cuya domesticación se produjo en Egipto hace unos 3.500 años.

Su mirada de misterio en la que no deja que penetres, sus pupilas, su sigilo para aparecer ante nosotros y sus maullidos y bufidos hacen que nos hagamos amigos o desconfiemos de ellos llegando a atacar si se sienten acorralados. Es la actitud de un ser libre al que no le gusta que le digan lo que ha de hacer lo que también enamora a ciertas personas.

Los perros nos ven como dioses, los caballos como a sus iguales, pero los gatos nos miran como si fuéramos sus súbditos”, dijo una vez Winston Churchill.

Es de locos pensar que hay Testamentos en donde sus dueños han contado con ellos, uno de los más antiguos que se conoce es el del Cardenal Richelieu que tuvo 14 gatos y es que el amor puede ser desmedido,  Lucifer fue su gato negro y salvaje, Gazette se meaba sobre sus invitados y Ludovic el cruel tomo ese nombre por lo bien que se le daba matar ratones, aristogatos que tuvieron casa, alimentos y una nómina.

También Churchill era amante de los gatos y tuvo una larga lista de Jock, a los que iba dándoles el título de I, II, o III, etc.. le acompañaban en los consejos de defensa y durante la II Guerra Mundial su gran preocupación fue poner a salvo a Jock. Su último gato le acompaño en su lecho de muerte durante semanas y advirtió su muerte un día abandonando su lecho horas antes. Tampoco Churchill se olvidó de su Jock en su testamento.

GatoRed y Zinak son dos empresas dedicadas a la elaboración de redes de protección para gatos y redes de protección para niños. Para estas personas que suelen tener un amor desmedido por los suyos, sean sus hijos o sus gatos, deben saber que estas empresas protegen los exteriores de las huídas y caídas al vacío de esos a quien más se quiere y que debemos proteger.

CompartirPrint this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook