GATO RED. Los gatos en la literatura.

Mallas de protección para gatos.

Rudyard Kipling “El gato que caminaba solo”

 

“El Gato dijo: ‘No soy un amigo, no soy un criado. Soy el Gato que camina libre y que desea ir a tu Cueva’.” – Rudyard Kipling

 Escritor y poeta británico nacido en Bombay (La India) en 1865 se casó con Carrie Balestier en Londres y con ella irían a EEUU a emprender una nueva vida después de que su banco hubiera quebrado, volviendo a Londres años más tarde.

Fue galardonado con el premio Nobel de literatura en 1907.

Quizá el libro más famoso de Kipling sea “El libro de la selva” cuento de ficción escrito en 1894, “Kim” la novela de espionaje en 1901, “El hombre que pudo reinar” historia corta en 1890 y su poema “Si” dedicado a su hijo en donde lega su testamento filosófico de vida.

Rudyard que vivió en la India y tuvo contacto con la naturaleza más salvaje, se valió de su conocimiento animal para a través de ellos y de su comportamiento escribir cuentos cargados de fantasía y simbolismo, pero hay uno muy especial que tiene mucho que ver con el amor que profesa la empresa Gato Red a los gatos, y es el cuento: “El gato que caminaba solo” publicado en 1902.

Los hombres buscaron una cueva donde vivir y a partir de ese momento la mujer de forma mágica atrae a algunos animales que va domesticando, un perro, un caballo, una vaca que deciden ayudar a la pareja a cambio de algún trueque para su bienestar ante la mirada atenta del gato que los trata de tontos.

Una noche, el gato atraído por la leche de la vaca intentó convencer a la mujer para que le dejara entrar y beberla pero ella le contestó que si ella le alababa tres veces le concedería tres deseos. El gato se fue.

Lo volvió a intentar cuando la mujer tuvo un hijo a quien el gato acarició, incitándola a hacerle un juego atando un trozo de lana al huso para que cazara, el niño rió y él le durmió ronroneando. Al ir a sentarse al lado del fuego la mujer se enfadó y no quería concederle el tercer deseo. Un ratón apareció en la estancia y el gato lo mató, agradeciéndole la mujer el gesto.

El gato nada pactó, el perro se la juró al gato si no se portaba bien con el niño, y éste muy ufano se marchó. Así actúan el hombre y el perro, el gato mantuvo su promesa cazando ratones y no hiriendo a los niños, pero eso sí…

Camina solo a la luz de la luna por los tejados.

Gato Red nació de ese amor por los gatos y entienden perfectamente que muchos escritores recurran a su libertad e ingenio, eso fué lo que determinó que quisieran protegerlos instalando mallas de seguridad para gatos en exteriores.

CompartirPrint this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

Minerva Lleialtat, logia mixta en Barcelona recordando a Hipatia

Artículo patrocinado

“Defiende tu derecho a pensar, porque incluso pensar de manera errónea, es mejor que no pensar”. Hipatia de Alejandría.

Hipatia fue una mujer de la que se tiene conocimiento de que fuese matemática, hija de Teón, que la introdujo en el mundo de la astronomía. Maestra neoplatónica griega en el S. V destacó en el campo de la matemáticas, filosofía y astronomía, siendo algo excepcional en la época y en la que tuvo mucho que ver su educación abierta, el conocimiento de distintos lugares y la influencia de filósofos.

Hipatia volvió a Egipto, antigua Alejandría hecha toda una maestra, a su casa acudían todo tipo de personas para filosofar y a aprender de geometría, álgebra y astronomía. Su inteligencia fué la razón del respeto a su persona teniendo discípulos entre aristócratas y altos cargos. Sus estudios se basaron en la lógica y las ciencias exactas. Escribió en todos estos campos y diseñó una idea de astrolabio y diversos artilugios.

Hipatia pensaba que viajar era una manera de conocer el entorno y ese conocimiento llevaría a un conocimiento de las cosas más lejanas. Viajar es conocer. Defensora del librepensamiento y de las verdades del conocimiento en contraposición de las supersticiones y las fabulas o mitos, pensaba que el influir del pensamiento era una manera de dejar opinión en la eternidad y tenía un gran sentido de la libertad, igualdad y de la fraternidad.

Pero ser pagana y científica no le beneficiaría frente a los fanatismos religiosos, murió linchada y su piel desollada a los 60 años por los cristianos seguidores del obispo y Santo copto Cirilo de Alejandría en el año 415 d. C en el marco de la hostilidad cristiana contra el declinante paganismo.

La verdad no cambia, si se cree o no en ella por una mayoría y el gobernar sometiendo al miedo o al castigo es igual que someter a la fuerza, pensaba.

Hipatia es considerada desde el Siglo de las Luces como una mártir de la ciencia:

Había una mujer en Alejandría que se llamaba Hipatia, hija del filósofo Teón, que logró tales conocimientos en literatura y ciencia, que sobrepasó en mucho a todos los filósofos de su propio tiempo. Habiendo sucedido a la escuela de Platón y Plotino, explicaba los principios de la filosofía a sus oyentes, muchos de los cuales venían de lejos para recibir su instrucción.

Sócrates Escolástico

Alejandro Amenábar  dió a conocer este personaje histórico en su película “Ágora” a todos aquellos que no la conocían y que le valió 7 premios Goya de la Academia del Cine Español.

CompartirPrint this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

Industriales del Hierro | Hierro forjado

Noticia patrocinada

Fueron muchas las Industrias que nacen en el periodo de la revolución Industrial, muchos estudiantes, hijos de familias pudientes con fortunas serán los protagonistas de la fundación de fábricas metalúrgicas y en concreto de hierro soñando con las primeras vías férreas que conectarían las poblaciones  y que se convertiría en un elemento clave en la economía española desarrollándose en el norte de España sobre todo Pais Vasco y Asturias.

Para este cometido en Asturias tuvieron que establecerse compañías alrededor del  río Nalón y en el año 1857 se creó Duro y Cía  fábrica de hierro y altos hornos en el término de la Felguera en el concejo de Langreo por Pedro Duro, metalúrgico, comerciante y banquero que con ideas y sueños que procedían de la Europa Central se embarcó en el proyecto junto con algunos otros que llevaron a Duro y Cía a ser la primera metalúrgica del país en paralelo con Altos Hornos de Vizcaya,  dando trabajo a personas de la zona y de toda España.

Su producción aumentaba y fue merecedora de premios en exposiciones nacionales y universales así que también obtuvo la gran Cruz de Isabel la Católica y la Legión de honor del gobierno francés.

Como muchos de los grandes empresarios de la época el comportamiento paternalista hacia sus obreros le llevó a crear una caja de ahorro, viviendas económicas, escuelas, etc.

La construcción del Parque Dolores F. Duro que era nieta de D. Pedro Duro, fue en reconocimiento y agradecimiento a éste por su aporte al progreso de la ciudad.

En dicho parque se encuentra realizado en hierro forjado el quiosco de música y una escultura a su persona realizada por el escultor Jerónimo Suñol pagada por suscripción popular de sus obreros.

El quiosco de música es una construcción típica del S. XIX con estructura circular o semicircular  casi siempre en madera forja cuya finalidad era dar conciertos por bandas de música al aire libre y que hoy día siguen presentes en algunos parques siendo recuperados para estos fines.

CompartirPrint this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook