Lampara de hierro forjado

FAROLES ÁRABES

Entre otros muchos objetos de decoración árabes, el farol de hierro forjado es un souvenir que nos solemos permitir cuando visitamos países árabes por ser característico y por su abanico de precios para todos los bolsillos.

Son tradicionales de la cultura árabe y se realiza por sus artesanos, tallados normalmente a mano que le dan un aire rústico y antiguo. Las lámparas son un elemento decorativo y tanto las de techo como de pie o sobremesa y apliques son llamativas para nuestra cultura dando un aire cálido para ambientar las diferentes estancias.

Si los faroles son especialmente llamativos más lo son sus zocos y las tiendas, pasear por ellos es conocer la misma esencia del país, el trasiego del comercio, el corazón, su centro, visitar tiendas por el turista y tomar un té, es de las actividades más gratificantes en un viaje a nuestro país vecino, Marruecos.

Las especias, los dulces, los cueros, las alfombras, la ropa, menajes, joyería, cosméticos naturales como la henna…es un lujo para los sentidos que despiertan en cada puesto, entrando por la vista todos los colores de  artículos expuestos amontonados con un orden y que invita a comprar.

Cada ciudad tiene sus propios zocos que pueden ser también ambulantes, pero en las grandes ciudades como Marrakech, Fez, Tanger… el laberinto de sus callejuelas separando los oficios parece una pequeña ciudad donde encontrar todo lo que haga falta. Las parte de los tintoreros donde secan las  pìeles y tiñen las lanas despide un edor imposible de soportar para lo que te ofrecen hojas de menta para ir oliendo mientras realizas la  visita.

Otra parte se dedica a los orfebres que con cincel y mazo golpean el cobre para labrar bonitas formas para un espejo o una mesa. Sin dejar de trabajar en su taburete y recepcionando la labor con las piernas no dejan de saludarte, seguramente en tu idioma porque son buenos fisonomistas y adivinan de qué país es quien se fija en sus manos, Hola Maria José… hola Lola!!!

Seguro que las lámparas y los faroles de forja serán de tu agrado y harás una parada, nadie puede resistirse a comprar uno, quien sabe, si esperando que Aladino pase a visitarnos y nos conceda tres deseos, una vez de vuelta a casa.