ZINAK-aRED STUDIO

Zinak i aRED STUDIO son dos empresas especializadas en la instalación de redes de protección para gatos en ventanas, balcones, áticos y terrazas.

Amor por los gatos es lo que les llevó a montar sus respectivas empresas dedicadas a instalar redes en esos sitios susceptibles de escapatorias para ellos.

Aunque los gatos domésticos son menos proclives a huidas, bien es cierto que poseen ese individualismo y curiosidad típica de ellos, por lo que ponerles alguna traba es protegerlos de caídas al vacío.

He de reconocer que cada vez que acudo a un chalet de un familiar, entrando en la curva de la plaza aparecen ellos por cualquier rincón, o cruzando la calle, espabilados, algunos bebés, otros más experimentados… yo que siempre he sido de perros he acabado fijándome en ellos.

Misteriosos me llaman y me invade la curiosidad de conocerles mejor, me llevaría alguno a casa.

Después quiero ser empática y pienso que quizá si me llevara alguno a casa echaría en falta el lugar donde está adaptado y al que pertenece. No es lo mismo con un gato abandonado que seguro que necesitará cuidados.

Hay organizaciones que también saben muy bien diferenciar un gato feral de un gato de compañía.

De nuevo aparece el hombre que se cree el centro del universo y les ofrece una cicuta para deshacerse de ellos, así somos y estamos, aún por civilizar… cuanto podrían enseñarnos ellos ¡!

Los miro y no parecen estar mal, un poco asustadizos cuando merodeas por sus territorios que parecen tener controlados y aceleran cuando pasas por si acaso eres uno de esos en quien mejor no confiar.

Si vemos personas en la calle seguramente su necesidad afectiva la tendrán con un perro, más fiel, que le ayudara a contrarrestar el sentimiento de soledad. Un gato, ya es otra cosa, se buscaría la vida.

Pero también conozco historias de gatos aparecidos detrás de unas ramas y jugar contigo hasta ser adoptado, o mejor hasta que te fijas en él y te adopta.

Mira si son ambos que nos hacen preguntarnos, tú de qué eres, de perro o de gato?

Yo he llegado al convencimiento de que soy de perro camino del gato.