Seleccionar página

Hogar Alfombra tienda de alfombras

EL DURO INVIERNO QUE VIENE

 

Ya nos están anunciando que este próximo invierno va a ser duro y que vamos a tener que abrigarnos para ahorrar energía debido a la guerra y la falta de suministros energéticos.

La Naturaleza será la gran beneficiada y quizá también nosotros, que como niños mimados, no sabemos lo que es pasar frío y alguna restricción.

Este invierno tendremos que sacar las alfombras, que además de vestir las estancias, serán capaces de dar algo de confort y calidez y nos aislarán térmicamente, es posible que suba algún grado si las alfombras abrigan los fríos suelos en invierno.

En sus inicios podríamos pensar que estas fueron sus razones de existir, los pueblos nómadas y las casas precarias se vestían con alfombras para aislar del frío.

Chaquetas y gorros de lana se usan en invierno y así las alfombras de lana son las más idóneas para esta estación. De pelo largo o corto dependerá del lugar donde la ubiquemos, siempre debajo de una mesa de comedor será mucho más útil una de pelo corto, siendo la de pelo largo ideal para la zona de confort del salón donde abrigarán pies,  peques y mascotas.

Vestir la casa con alfombras puede mitigar el frío este invierno que puede que llegue con alguna lluvia torrencial o grandes nevadas como Filomena el año pasado.

Parece que estamos propiciando el clima extremo, todo mucho más intenso, el calor, las lluvias, el frío y las nevadas…

Parece que el clima fundamenta todos nuestros comportamientos y he aquí la importancia de tomar conciencia del cambio climático.

Las lluvias torrenciales se dan en sitios insospechados y no llueve sin embargo donde tiene que llover para que nuestros pantanos se llenen a plena capacidad, parece una broma de mal gusto, pero cada vez vivimos en circunstancias más extremas.

Quizá el ser humano se dé cuenta de que compartir ayuda al crecimiento y también puede ser de gran ayuda para no malgastar recursos. Las Comunidades podrían tener espacios comunes para ahorrar energéticamente y el agua podría ser almacenada para que no se desperdiciase y dar servicio a la Comunidad.

Es difícil de creer que los pantanos estén secos y tengamos que pensar en restricciones cuando por otra parte se crean esas corrientes de agua que nos traen las DANAS repentinamente.

Al final era una muerte anunciada ya desde hace décadas y a la que no se ha hecho caso, ahora con la urgencia de poner remedio nos vemos avocados a la austeridad en todos los sentidos.

Con lo individualistas que nos hemos vuelto, que ya ni siquiera hablamos y casi ni nos vemos, tiene guasa que venga a sugerirnos el tiempo que aprendamos a estar de nuevo juntos en espacios compartidos para ahorrar costes.

Es posible que así sean las Comunidades futuras.

Quizá perdamos intimidad pero ganemos en comunicación y humanidad.

Dejemos un  poco el móvil y compartamos