Archivo de la etiqueta: embutidos tripa natural

CASINGS NO HA PARADO

Casings distribuidor de tripa natural para embutidos

VUELVEN LAS BARBACOAS

Casings L. Guerrero no ha parado de trabajar durante la pandemia porque es una empresa de fabricación de tripa natural de ovino, bovino y porcino que suministra a empresas de elaboración de embutidos.

La industria alimentaria no se ha visto afectada por el parón originado por el COVID y es ésta precisamente una de las que ha estado más activa después del sector sanitario y farmacéutico.

Esto quiere decir que nos hemos dedicado a comer y beber durante el confinamiento como así lo atestiguan las ventas de cervezas y vinos y la alimentación básica.

Las personas que ha pasado su confinamiento en una casa de campo, rural o chalet han podido disfrutar de barbacoas, ahora más que nunca apetecía salir a tomar el sol, una por la época del año en la que nos ha tocado confinarnos, la primavera, y por la cual el sol no aprieta demasiado, la vitamina D ha sido vital para mantener la salud, sobre todo de los más mayores según aconsejan los médicos.

Salir al balcón además de un acto de agradecimiento era vital, el único resquicio por donde la naturaleza se expresaba, salir a dar una vuelta era salir al balcón o a la terraza, es por eso que las personas que han vivido en pisos interiores o muy pequeños han vivido un infierno.

Hemos pasado este bache y ya podemos salir, aunque con prudencia, toca ahora disfrutar de la naturaleza y reunirnos la familia, los amigos y celebrar la vuelta a esta normalidad un poco rara.

Tanto en plena naturaleza como en casa, bien nos merecemos una barbacoa, olvidarnos del asunto y disfrutar de la vida, del momento de un buen embutido a la brasa regado con el mejor de los vinos.

Casings se siente especialmente contento de haber podido contribuir a la estabilidad y suministro en los supermercados y tiendas de barrio.

Por fin, viva el verano!! Y vivan las barbacoas ¡!

MERCADOS CON SABOR

Embutidos en mercado

IBERICOS PARA DEGUSTAR

Sabemos que la gastronomía es una de las cosas más atractiva y de interés  cuando viajamos, los distintos productos locales y los restaurantes donde iremos a deleitarnos de comida típica del país es una preferencia cada día a la hora de seleccionar las actividades que haremos, casi siempre acompañando a un Patrimonio de la Humanidad, un Museo, una zona determinada, etc. Hasta hay programas específicos para televisión de rutas gastronómicas que te muestran lugares hermosos y lugares sabrosos. Esos donde merece la pena parar y probar una comida delicatessen.

Los mercados se han convertido en motivo de observación aunque siempre hayan sido expositores de maravillas, los distintos puestos tratan con cariño y exponen con esmero todos sus productos. También los vinos se han puesto de moda y de un tiempo a esta parte también la cata de vino acompañando un buen jamón o todo tipo de embutidos, esos salchichones y chorizos ibéricos artesanales elaborados con tripa natural fresca y de calidad es una actividad que se puede hacer en un mercado e incluso degustar en pequeños restaurantes los pescados, verduras y carnes del propio mercado, lo cual, le da un cierto encanto, frescura y atractivo particular.

Pasar por delante de los puestos es una gran actividad para poner en marcha los sentidos.

Tenemos Mercados en todo el mundo de una gran belleza, no solo por los edificios que ya de por sí merecen mención especial, sino también por sus puestos singulares. También otros de carácter más humildes en pequeñas poblaciones en donde el trabajo es un valor particular y familiar. En todas partes en el mundo la venta de productos naturales del país se realizan en pequeños puestos codo con codo donde el trabajo se pone en común y se comercializa con simpatía entre todos los vendedores que tratan de vender los suyos atrayendo de alguna forma peculiar al visitante.

Valencia tiene su mercado de estilo modernista considerada una obra maestra, así que no hace falta irse muy lejos, combina el metal, las cúpulas, el vidrio, las columnas, dice la Wikipedia como si de una catedral del comercio se tratara en combinación con la Lonja de la Seda, edificio patrimonio de la Humanidad.

Seguramente se nos abrira el apetito en cualquier pais, cualquier ciudad, en sus mercados que tanto dien de sus pueblos, de su gastronomía y de sus diferentes embutidos.