Archivo de la etiqueta: redes protección en balcones

GATO RED. Los gatos en la literatura.

Mallas de protección para gatos.

Rudyard Kipling “El gato que caminaba solo”

 

“El Gato dijo: ‘No soy un amigo, no soy un criado. Soy el Gato que camina libre y que desea ir a tu Cueva’.” – Rudyard Kipling

 Escritor y poeta británico nacido en Bombay (La India) en 1865 se casó con Carrie Balestier en Londres y con ella irían a EEUU a emprender una nueva vida después de que su banco hubiera quebrado, volviendo a Londres años más tarde.

Fue galardonado con el premio Nobel de literatura en 1907.

Quizá el libro más famoso de Kipling sea “El libro de la selva” cuento de ficción escrito en 1894, “Kim” la novela de espionaje en 1901, “El hombre que pudo reinar” historia corta en 1890 y su poema “Si” dedicado a su hijo en donde lega su testamento filosófico de vida.

Rudyard que vivió en la India y tuvo contacto con la naturaleza más salvaje, se valió de su conocimiento animal para a través de ellos y de su comportamiento escribir cuentos cargados de fantasía y simbolismo, pero hay uno muy especial que tiene mucho que ver con el amor que profesa la empresa Gato Red a los gatos, y es el cuento: “El gato que caminaba solo” publicado en 1902.

Los hombres buscaron una cueva donde vivir y a partir de ese momento la mujer de forma mágica atrae a algunos animales que va domesticando, un perro, un caballo, una vaca que deciden ayudar a la pareja a cambio de algún trueque para su bienestar ante la mirada atenta del gato que los trata de tontos.

Una noche, el gato atraído por la leche de la vaca intentó convencer a la mujer para que le dejara entrar y beberla pero ella le contestó que si ella le alababa tres veces le concedería tres deseos. El gato se fue.

Lo volvió a intentar cuando la mujer tuvo un hijo a quien el gato acarició, incitándola a hacerle un juego atando un trozo de lana al huso para que cazara, el niño rió y él le durmió ronroneando. Al ir a sentarse al lado del fuego la mujer se enfadó y no quería concederle el tercer deseo. Un ratón apareció en la estancia y el gato lo mató, agradeciéndole la mujer el gesto.

El gato nada pactó, el perro se la juró al gato si no se portaba bien con el niño, y éste muy ufano se marchó. Así actúan el hombre y el perro, el gato mantuvo su promesa cazando ratones y no hiriendo a los niños, pero eso sí…

Camina solo a la luz de la luna por los tejados.

Gato Red nació de ese amor por los gatos y entienden perfectamente que muchos escritores recurran a su libertad e ingenio, eso fué lo que determinó que quisieran protegerlos instalando mallas de seguridad para gatos en exteriores.

CompartirPrint this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook