DAR FORMA AL HIERRO – Esculturas

Todas las ciudades tienen sus musas turísticas, me refiero a las estatuas que se hacen célebres y que no se pueden dejar de visitar porque además están presentes en  los folletos de las agencias.

La estatua de la libertad en New York, El Cristo de Corcovado en Río de Janeiro, La gran Esfinge en el Cairo, el David de Miguel Angel en Florencia y tantas otras… pero hay otras de menor tamaño, pero no por ello menos solicitada su visita, estamos hablando de dos estatuas realizadas en los metales que trabajamos en Ferroforma, el hierro y el acero inoxidable, que se corresponden con “La sirenita” en Copenhague y su brillante compañero al que han llamado “Han” que significa él en danés.

La sirenita ha sido una estatua realizada en homenaje al escritor danés Hans Christian Andersen, no es una estatua de gran tamaño, apenas un metro de altura, y que fue regalada por el fundador de la marca de cerveza Carlsberg a la capital danesa.

Sentada en una piedra y con la vista puesta en el mar desde la bahía está sacada del cuento “La sirenita” y que cuenta la historia de una sirena  que renuncia a sus facultades por amor aunque el príncipe se quedará con su amor de siempre y convirtiéndose La sirenita en la hija del aire.

La sirenita de Copenhague ha sido atacada por vandalismo y ha sido restituida varias veces. Ahora goza desde el 2012 de un nuevo amor que sí que la añora desde  la ciudad vecina de Elsinore. Han está realizado en acero inoxidable y posee un mecanismo que le permite pestañear cada hora. Aquel príncipe no le quiso, pero quizá “Han” sea su nuevo enamorado y también inspire un nuevo cuento y motivo de visitas a Elsinore, él intuye una hermosa sirena desde donde su persona está sentado o quien sabe, quizá esté escuchando su canto.

El hierro permite dar forma imperecedera a las estructuras y también a las estatuas por su nobleza y fortaleza, como nobles y fuertes son nuestros protagonistas de hoy.