BALCONES DE HIERRO FORJADO

Puertas, rejas y balcones de hierro, Ferroforma

SALIR AL BALCON

 

Cuantas cosas se pueden hacer en un balcón y no nos habíamos percatado antes. Desde que estamos en casa confinados a la fuerza por este virus COVID-19, resulta que en todo el mundo, los balcones y las terrazas se han convertido en escenarios de nuevas actividades, resulta que son la única salida al exterior, por donde entra la naturaleza, en donde podemos tomar el sol, nuestra única salida natural que nos evoca la libertad perdida.

Poco a poco la creatividad de las personas y el humor se ha convertido en medios para sobrellevar la reclusión de esta pandemia que se ha cobrado muchas vidas. En nuestras casas, ahora tenemos tiempo para reflexionar sobre aquello que la vorágine de la vida diaria nos impide que nos fijemos.

Lectura, pensamientos, juegos, TV, música y una sola noticia, para bien o para mal este virus ha hecho que la sociedad se sienta unida  entorno a algo, a saber cuales deben ser nuestras preferencias, a valorar la salud y valorar esas profesiones y a esos profesionales que velan por nuestro bienestar más inmediato. Las calles desiertas y el cielo azul que se limpia por nuestro confinamiento, la ausencia de ruidos, coches, aviones, máquinas que ayuda a nuestra paz interior, esto es todo lo bueno que nos deja esta pandemia y que debe llevarnos a pensar en lo que es primordial y esencial para nosotros.

Salir al balcón es un acto de agradecimiento a nuestros profesionales, pena que también otros desalmados lo utilicen como arma arrojadiza contra personas con unas razones extraordinarias. En muchos balcones se cuelgan slogans, se cantan canciones, se dan palmas, se lee, se pasan torrijas de uno a otro… y también podemos acercarnos a nuestros hijos, jugar, entender, dialogar, esas cosas que la prisas no nos ha dejado hacer o que no hemos visto y que sin embargo ahora cobran vital importancia.

Nunca pensamos que esas barandillas de hierro de nuestros balcones fueran a ser tan testigos de tantas cosas.

Esperamos que muy pronto, los deseos contenidos de las personas se hagan realidad pero transformados y pasados por el tamiz del balcón. Superaremos este momento pero no debemos olvidarlo porque estamos haciendo historia, algo que quedará en nuestro recuerdo para siempre.