LA HISTORIA DE MIS GUSTOS

El interiorismo es el espacio optimizado y la decoración es la manifestación de nuestra forma de ser, es decir, la historia de nuestros gustos.

Hay casas en las que entras y responden a una moda efímera, algo que fue un boom en su momento y que ya pasó, pero esto no tiene nada que ver con el estilo que es algo más duradero, que deja una impronta y que tiene mucho que ver con el carácter y la forma de ser de uno mismo.

La publicidad pone de moda ciertas tendencias dedicadas a un público consumista que no atiende demasiado a su propio gusto.

Es aquí cuando la diferencia se nota, el espacio impuesto por la norma general no tiene nada que ver con ese otro en el que nuestros recuerdos, esas compras que responden a un criterio de selección del artículo motivado por la búsqueda, bien de la belleza, bien de algo preciado por su contenido o historia, por valor de una antigüedad, etc… éste da a nuestra casa el sentido de quienes somos, imprime un estilo y un carácter.

Normalmente estas personas suelen saber lo que quieren y colaborar con un equipo creador que les ofrezca el envoltorio que esperan se convierte en una tarea mucho más fácil, los materiales seguramente estarán mucho más claros y los colores también.

Si tuviéramos que preguntarnos sobre las tendencias estilistas del momento la respuesta sería una universalidad fusionada, aunque siempre el criterio y el gusto será parte importante en el resultado.

También es importante mantener el mismo criterio en toda la casa, una mezcla de estilos podría resultar caótica. Hay que tener en cuenta que nuestra vivienda es la expresión de nosotros y cuenta nuestra historia, dejemos que la progresión por ella cuente nuestra historia.

Seguramente será una decisión que redunde en nuestra satisfacción sin aburrimientos, seguro que no podemos aburrirnos de aquel espejo, aquel jarrón o aquel aparato antiguo comprado en algún lugar del mundo, seguro que expuesto en casa será una pieza única pero también atraerá a nuestra mente el recuerdo vivido.

Cuando confiamos nuestro proyecto a una empresa de interiorismo y decoración es imprescindible que nos conozcan, que sepan de nuestras aficiones y gustos para poder acertar con nuestro estilo.