MALLAS DE SEGURIDAD

Ya no decimos aquello de “cierra, que no se escape el gato”, hoy día con las mallas de seguridad los tenemos realmente protegidos.

Hace tiempo cuando las estancias se calentaban con braseros o estufas de leña para combatir el frío en invierno era muy usual cuando entraba alguien en una habitación, o salía, decirle: “cierra que se escapa el gato” , es decir cierra que se escapa el calorcito.

El hecho de echarle la culpa al gato intuyo que sería para no increpar de entrada al visitante y así sería otro el culpable, osea el gato porque es un animal al que le gusta la libertad y no le gusta estar encerrado, pero también es notorio de que los gatos son frioleros y buscan el calor.

Es muy posible que por estas circunstancias el gato aprendiera a ronronear para poder  decir a detalle: “Niño cierra o me voy”

Es sabido por casi todos como buscan los gatos callejeros los coches recién aparcados buscando el calor del motor, hay que llevar cuidado con esto, en invierno los gatos añoran un hogar con una chimenea o un radiador donde poder echar su siesta.

Por otro lado, no sabemos si al precio que se está poniendo la electricidad, será verdad que los gatos se escapen de casa buscando calor en otro sitio.

Los gatos también suelen ponerse en el poyete de la ventana para beneficiarse de los rayos del sol, así que mucho cuidado que no se escape el gato por ella en un momento que decidamos ventilar.

Hay cerramientos específicos para estos lugares tan sensibles al escape de nuestras mascotas o incluso de nuestros más pequeños como son las ventanas, balcones, terrazas, áticos, escaleras… y se trata de redes de protección o mallas de seguridad que pasan desapercibidas y no obstaculizan el paso de la luz y la visión.

La instalación de estas mallas o redes de protección se llevan a cabo por empresas especializadas como es el caso de GatoRed, empresa con gran experiencia y dedicada a ello por amor a los gatos.

No todas las redes son aptas para la seguridad, la calidad de la fibra de la red y las fijaciones deben ser homologadas para que nos ofrezcan toda la garantía y la tranquilidad y para ello lo mejor es guiarnos por los profesionales que saben de lo suyo.

Los gatos pueden dar saltos 5 veces su tamaño, así que no te fíes de lo que pueda estar pensando, lo más seguro es que quiera irse a ver mundo, curiosear, de nada servirá si tratas que te obedezca, pero también le esperan muchos peligros, la jungla de asfalto no es un lugar a explorar para ellos que acabarían siendo atropellados o en algún solar a merced de alguna colonia controlada.

Si estás pensando en cómo protegerlo porque te importa, las redes son una solución para tu tranquilidad y cierra ¡! Que no se escape el gato.