Seleccionar página

Las primeras soldaduras

MANO DE OBRA, MÁQUINAS Y MATERIALES

La soldadura ha estado presente desde la Edad del bronce ayudando al hombre a emplear piezas para diferentes funciones necesarias en la vida.

Su unión se hacía calentando la pieza y con un martillo se le daba forma hasta conseguir útiles, naciendo de este modo la soldadura de hierro ya bien para fines ornamentales como piezas de caza como lanzas.

El espíritu creativo ha estado siempre acompañando al hombre que de la necesidad ha desarrollado la inventiva para con los materiales naturales ayudarse en sus labores.

La Edad Media trajo la fragua y el oficio de herrero gracias a  este mismo método descubierto que golpeando y calentando producían uniones satisfactorias. Es en este periodo cuando las uniones soldadas juegan un papel primordial, de hecho las primeras técnicas de soldadura sirvieron para la confección de armaduras.

No se sabe exactamente quién utilizó la soldadura eléctrica aunque sabemos que fue durante el S. XIX y que se perfeccionó durante el S. XX. Ingleses, canadienses y franceses realizaron sus pinitos y fue en el 1881 cuando el francés De Meritens soldó diversas piezas utilizando un arco eléctrico, desplazando la fragua.

Los rusos Olszewski y Benardos realizaron con sus investigaciones una fusión entre dos piezas mediante un arco desde la punta de una varilla de carbón de un polo positivo al negativo que al enfriarse dejaban las dos piezas unidas.

La innovación en este campo llevó a que la soldadura conseguiría una relevancia importante en la arquitectura y en las construcciones en general ayudando a enriquecer la revolución industrial ya que en este momento se sueldan piezas de gran tamaño, y fue en este periodo cuando se incentivó la introducción de distintos tipos de soldeo a escala comercial.

El arco eléctrico desde el 1801 se mantuvo muchos años y fue en el 1912 cuando la soldadura con electrodo revestido proporcionó unas buenas propiedades de resistencia.

En 1930 las aplicaciones por arco creció y poco después se usara la corriente alterna y poco después nació el arco sumergido.

El TIG nace después y solucionaría el problema de metales muy reactivos y para uniones finas siguiendo la soldadura MIG y MAG.

En 1960 la soldadura láser hace su aparición y es útil en soldadura de alta velocidad pero debido a su costo se ha visto limitada.

La soldadura robotizada se está instalando industrialmente y se siguen desarrollando nuevos métodos.

La soldadura necesita de mano de obra, materiales, suministros y máquinas, así como un medio adecuado y procedimientos de desarrollo.

Ha servido para generar evolución y desarrollo, allá donde haya un metal existirá una necesidad de unión y un soldador que la ejecute.