Hacer frente a las lluvias torrenciales

BUSCANDO SOLUCIONES

Las ciudades concentran a la mayor parte de la población y las responsables del 70% de emisiones de gases efecto invernadero.

El dióxido de carbono está en su máxima histórica debido a la quema de combustibles fósiles para la producción de energía.

Hogares lejos del trabajo sin solución de transporte provoca más tránsito en las carreteras y los edificios se abastecen de esos combustibles para cubrir las necesidades energéticas.

Muchas de ellas se han creado cerca del agua y supone un peligro si el nivel del mar aumenta, además de las tormentas cada vez más violentas.

Los barrios pobres son los más vulnerables ya que se establecen en laderas o terrenos inundables separados de las ciudades y los que sufren las primeras consecuencias.

El problema del agua es muy serio, hay millones de personas que no tienen acceso a agua potable y el primer mundo empieza a ver la escasez de sus reservas, a pesar de las apariciones de lluvias torrenciales e inundaciones cada vez más frecuente producidas por el cambio en el clima.

En este sentido la ONU lanza 7 puntos con los que debe cumplir la Vivienda adecuada.

En concreto el punto 4 “Habitabilidad” dice así:

Son las condiciones que garantizan la seguridad física de sus habitantes y les proporcionan un espacio habitable suficiente, así como protección contra el frío, la humedad, el calor, la lluvia, el viento u otros riesgos para la salud y peligros estructurales.

La vivienda durable pues establecida por este organismo lo es si está construida en zona que no implique riesgo y con una estructura permanente y adecuada.

Para enfrentar el clima todos los sectores de la sociedad se han puesto a trabajar y necesitamos ser optimistas porque no podemos revertir todo el mal realizado.

En lo sucesivo también la arquitectura y el diseño urbano debe tener en cuenta todo esto y las condiciones. Las viviendas deberán aprovechar la energía del sol y deberán contar con un buen sistema de impermeabilización y con cerramientos eficientes.

Los usuarios solo podemos ahorrar en agua y energía y acondicionar nuestras viviendas para sostener este cambio que se nos avecina.