Seleccionar página

Zinak redes para gatos y niños

VALORES PARA LA CONVIVENCIA

 

El gato y el perro son los animales de compañía más populares. Si el perro fue domesticado por el hombre digamos que, es el gato quien nos domesticó a nosotros.

De hecho, el perro es fiel compañero y nos miran como sus dioses, el gato en cambio, nos mira como sus súbditos.

Se dice que tú eliges a tu perro, pero es en el caso del gato, él quien te elige a ti.

Hay muchas frases entorno a los gatos que nos definen su personalidad: Dios hizo al gato para dar al hombre la oportunidad de acariciar a un tigre, su firme propósito es enseñarnos que no todo en la naturaleza posee una función.

Tener un animal de compañía es, además de una responsabilidad, tener alguien con quien hablar de las cosas del alma y aquellos que te devuelven a lo más importante, a lo más primario, la alimentación y el descanso. Pero saben hacerlo desde la lealtad y la libertad más absoluta, te devuelven a un estado primario que mirándote a los ojos fijamente, parecen adivinar lo que te sucede.

Quizá sea esta la razón por la que el amor va en aumento cuando tienes un animal compartiendo tu casa, es tu mayor apoyo, tu amigo incondicional que estará de acuerdo contigo.

Además son un apoyo para educar a tus hijos en valores.

Son muchas las cosas que tus hijos pueden aprender de su mascota, además de jugar con ellos, la responsabilidad, la tolerancia y el respeto son valores que irá incorporando a su persona  porque verá que los sentimientos y las necesidades son distintas y tendrá que poner en práctica la tolerancia.

Tanto el juego como la comunicación con un gato se da cuando están predispuestos,  el niño aprende a respetar, tanto el lugar, como el momento de interactuar.

La responsabilidad de cuidarlo, limpiar su caja, darle la comida y procurarle agua, le está enseñando a cuidar del otro, a fomentar la bondad, aprenderá a querer y a querer bien, no de una forma impuesta, de esta manera la paciencia aflora, o en el caso contrario, así no vamos bien, espera que aún no estoy preparado…. Puede decirle el gato.

No interrumpir sus momentos de descanso o de soledad es enseñarle a tu hijo que hay que respetar al otro si queremos tener una bonita amistad. Esperemos que sea el gato quien se acerque y explicarle que con su oído tan fino detestan los ruidos, así que será mejor susurrarles.

Como buen cazador también el movimiento brusco le pone en guardia y los mimos prefieren recibirlos en las orejas y las barbas, nada de patas traseras y cola.

Observarlos y saber qué quieren decirnos con sus posturas es enseñarle también a ser precavido y en otras ocasiones ofrecerle un premio preferido para el encuentro y procúrale una caja de cartón o un sitio donde pueda esconderse y evadirse cuando así lo desee.

Y otra forma de cuidarles es proveerles de seguridad en el hogar, hay redes para gatos que se instalan en las ventanas, balcones y terrazas de forma que no se puedan escapar con alguna distracción.

Son muchos los valores que nuestras mascotas nos pueden ayudar a que nuestros hijos incorporen a su ideario, tan importante desde pequeños.

Por lo demás decir que la casa pertenecerá a tu gato y tú pagarás la hipoteca, de eso, no te salvará.