La barbacoa – embutidos a la brasa

Publicidad

Barbacoas con embutido de tripa natural de Casings L Guerrero

Llega la primavera, llega el buen tiempo y todo invita a hacer vida en el exterior. Debió ser así, imagino, como surgiría la barbacoa que conocemos actualmente para reunir a familiares y amigos al aire libre entorno a unas buenas viandas.

Si nos paramos a pensar, éste es el método más primitivo para cocinar y que todavía podemos ver viajando por el mundo, lo de hacer brasas y asar directamente es algo ancestral. Los hornos en el suelo utilizados por los bereberes en el desierto para cocinar y hacer pan y en México hacen referencia al método para preparar las carnes y los embutidos y también el pescado. Es necesario hacer un horno excavando un pozo en el suelo alrededor de un metro y medio y recubrir éste con piedras, después se utilizan hojas de maguey como recipiente y condimento a la vez, el poso cubierto de piedras, hojas y tierra cocerá la carne en un proceso de 12 horas, después se sirve con diversas especias. Este proceso tiene que ver mucho con las formas primitivas de cocinar.

Así que ya llegó el tiempo de la barbacoa, y aquí, la asociamos a la parrilla que mucha gente tiene guardada esperando el buen tiempo. Tanto en las casas rurales, terrazas, chalets y en los paelleros al uso en campings y zonas de recreo las barbacoas hacen las delicias del domingo junto con el tinto de verano, aunque lo mejor y más saludable es hacer una excursión primero, andar por la montaña es saludable para conocer los pueblos desde arriba, respirar aire puro y hacer alguna foto un tanto exclusiva, después como reconocimiento al trabajo bien hecho una buena parrilla de embutidos.

En Casings L. Guerrero somos conocedores del mundo del embutido porque desde 1975 llevamos elaborando y vendiendo la tripa natural para embutidos. Butifarras, chorizos, morcillas, salchichas, longanizas… así que somos fanáticos de las barbacoas.

Sólo una última recomendación, recordar que el fuego en el monte es un peligro y debemos de ser responsables en cuanto a la utilización de espacios dedicados, y apagar siempre nuestras brasas. Recordad que cuando el monte se quema, algo nuestro se quema !!

CompartirPrint this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook