Archivo de la categoría: Industria cárnica

LAS MEJORES MÁQUINAS PARA FABRICACIÓN DE EMBUTIDOS

Talsa, fabricante de máquinas para la industria cárnica

DISTRIBUIDOR MAQUINAS TALSA

Antes de adquirir una máquina o servicio, una de las cosas que nos detiene para tomar la decisión es pensar el servicio post-venta.

Talsa es una empresa de fabricación de maquinaria para la industria cárnica y para fabricación de embutidos, pero la venta así como reposición de piezas para mantenimiento la hace a través de sus distribuidores oficiales a quien ha  formado anteriormente, tanto en el conocimiento de las distintas máquinas como en el seguimiento del proceso de pedidos y gestión de los mismos.

El trabajo en Talsa es minucioso en todos los sentidos desde que comenzara su andadura empresarial. Poco a poco y con un alto sentido de la responsabilidad, la cadena de producción y venta, así como el servicio post venta se ha dejado en manos de sus distribuidores totalmente profesionales conocedores de toda la información técnica y que obedecen a normas de calidad  ofreciendo una distribución profesional en más de 60 países, asegurando la instalación, puesta en marcha y servicio técnico garantizado para un perfecto funcionamiento durante muchos años.

El uso de componentes eléctricos e industriales standard dan fiabilidad permanente a todas sus máquinas en todo el mundo. Es por ello que podemos asegurar que Talsa es una de las mejores marcas de  máquinas para la industria cárnica que puede comprarse, pero eso sí, a través de su canal de distribución.

Es la gama de maquinaria en la que Talsa trabaja constantemente para ir mejorando y sacando nuevas versiones.

Sus máquinas son sencillas, limpias y robustas con acabado en acero inoxidable, y lo mejor de todo es su exquisito servicio inmediato en caso de piezas de respuesto con un stock permanente de aquellas más comunes.

MERCADOS CON SABOR

Embutidos en mercado

IBERICOS PARA DEGUSTAR

Sabemos que la gastronomía es una de las cosas más atractiva y de interés  cuando viajamos, los distintos productos locales y los restaurantes donde iremos a deleitarnos de comida típica del país es una preferencia cada día a la hora de seleccionar las actividades que haremos, casi siempre acompañando a un Patrimonio de la Humanidad, un Museo, una zona determinada, etc. Hasta hay programas específicos para televisión de rutas gastronómicas que te muestran lugares hermosos y lugares sabrosos. Esos donde merece la pena parar y probar una comida delicatessen.

Los mercados se han convertido en motivo de observación aunque siempre hayan sido expositores de maravillas, los distintos puestos tratan con cariño y exponen con esmero todos sus productos. También los vinos se han puesto de moda y de un tiempo a esta parte también la cata de vino acompañando un buen jamón o todo tipo de embutidos, esos salchichones y chorizos ibéricos artesanales elaborados con tripa natural fresca y de calidad es una actividad que se puede hacer en un mercado e incluso degustar en pequeños restaurantes los pescados, verduras y carnes del propio mercado, lo cual, le da un cierto encanto, frescura y atractivo particular.

Pasar por delante de los puestos es una gran actividad para poner en marcha los sentidos.

Tenemos Mercados en todo el mundo de una gran belleza, no solo por los edificios que ya de por sí merecen mención especial, sino también por sus puestos singulares. También otros de carácter más humildes en pequeñas poblaciones en donde el trabajo es un valor particular y familiar. En todas partes en el mundo la venta de productos naturales del país se realizan en pequeños puestos codo con codo donde el trabajo se pone en común y se comercializa con simpatía entre todos los vendedores que tratan de vender los suyos atrayendo de alguna forma peculiar al visitante.

Valencia tiene su mercado de estilo modernista considerada una obra maestra, así que no hace falta irse muy lejos, combina el metal, las cúpulas, el vidrio, las columnas, dice la Wikipedia como si de una catedral del comercio se tratara en combinación con la Lonja de la Seda, edificio patrimonio de la Humanidad.

Seguramente se nos abrira el apetito en cualquier pais, cualquier ciudad, en sus mercados que tanto dien de sus pueblos, de su gastronomía y de sus diferentes embutidos.

 

 

EMBUTIDOS EN NUESTRAS FIESTAS

Fiesta con embutidos en San Sebastian

TRIPA NATURAL

Estamos al término de Julio y ya casi dando la entrada al mes de agosto y vemos que  se nos  presenta caluroso intermitente debido a contínuas bajadas y subidas bruscas de temperatura, parece que la naturaleza nos quisiera castigar de alguna manera por el trato que le damos y nos sacude con este clima caprichoso.

Son meses de playas y de descanso, también nuestros pueblos acostumbran a darle la bienvenida a aquellos que se fueron y conservan la casa familiar o a los otros que añoran una porque no la han tenido, y buscan y gustan de unas vacaciones en ambiente rural.

Es muy habitual en nuestros pueblos contar con las fiestas populares en estos meses en donde las calles se pueblan de visitantes y en donde el beber y buen comer es una obligación. Cada comunidad autónoma tiene sus propios embutidos e incluso muchas de ellas tienen su propia fiesta en donde los embutidos, quesos y ricos panes tienen el protagonismo con denominación de origen.

La gastronomía de los pueblos es también un reclamo turístico porque es uno de los pilares que satisface los sentidos y en una verbena o después de un acontecimiento deportivo bien merece una cerveza fresquita y uno de esos montaditos recién hechos alabando los productos de la tierra. Y además, incluso en las ciudades el comer de tapas está de moda, unos pinchos y un buen vino también hacen amigos.

El cerdo, producto estrella español, del que probar unas lonchas y los mejores embutidos como lomo, chorizo y salchichón ibérico elaborados de forma tradicional y con la mejor materia prima, envueltos en tripa natural que respeta el sabor y propicia su curado garantizando la tradición .

Desde Casings L. Guerrero, fabricante de tripa natural de ovino, bovino y porcino os deseamos un buen verano, lleno de experiencias gastronómicas, porque ya sabéis “… los embutidos son para el verano”.